top of page
Buscar

¿QUÉ HACER EN LUGAR DE MEDITAR?

Hay dos tipos de personas: las que se sientan a meditar por horas… y las que a los dos minutos ya estamos pensando en qué recibos habrá que pagar, qué vamos a preparar para la cena y si los gatos tienen comida en el plato.


Hoy te quiero contar cómo aprendí a relajarme sin meditar.



Hay un podcast en el que te hablo de este tema. Podés visitar la pestaña PODCAST para escuchar este y otros programas.

Antes de entrar en el tema, quiero aclarar que no es imposible sentarse a meditar, pero que por motivos personales prefiero realizar estos rituales antes de sentir que “pierdo el tiempo” sentada en el piso con las piernas cruzadas y pensando en mi lista de pendientes. Sé que nos podemos entrenar para meditar y concentrarnos en lograrlo, esta es solo mi experiencia y cómo yo lo manejo.


¿Qué es meditar y cuál es el objetivo de meditar?


Es esencial saber esto para poder determinar qué acciones me sirve hacer en lugar de meditar. La meditación es un proceso en el que dejamos que nuestro cuerpo experimente y reconozca las emociones que siente en ese momento sin juzgarlas como buenas o malas. Nos concentramos en sentir lo que nos atraviesa y al buscarle un lugar a esas sensaciones logramos relajarnos. Es un proceso introspectivo que busca que logremos estar conscientes de nuestras emociones.


La meditación busca la relajación, el auto control, la paz interior… es una forma de conectarnos íntimamente con nuestras emociones y atenderlas, buscarles un lugar y comprender de dónde vienen y qué significado tienen en nuestra vida.


Tengo una lista de actividades que quiero compartir, que son mi manera de tener ratitos de paz y de encuentro conmigo. Idealmente, estas actividades es mejor realizarlas en soledad, en espacios que no sean tóxicos para que la atmósfera no tenga un efecto contrario en el ritual de relajación. Eso significa que si el espacio en el que estás no te ayuda o te carga de energía negativa, tendrías que valorar si podés practicar estos rituales en el jardín, en un parque o en un espacio cerrado que te guste.



Mis rituales:


  1. Leer: Leo libros de auto desarrollo o de bienestar, generalmente. A veces leo literatura que despierte emociones positivas en mi, pero eso no lo hago con frecuencia. Idealmente, anoto en mi diario lo que aprendo o lo que quiero guardar de lo que voy leyendo.

  2. Escuchar música: Podría ser música sin letra que nos ponga en un estado de relajación, como la que se usa en los spas o clases de yoga. Si tiene letra, puede ser una canción cuya letra nos inspire. Yo prefiero la música sin letra y estoy fascinada con el género “lo fi”.

  3. Pasar tiempo con mascotas: Como tengo tres gatos, me queda genial dedicarles un rato de mi día a acariciarlos y la paso muy bien. Me concentro en chinearlos o en jugar con ellos y se me va la noción del tiempo… ¡es como una terapia!

  4. Tener contacto con la naturaleza: Por suerte tengo un jardín en el que puedo caminar descalza, a veces salgo a tomarme un café o un té en el patio y recibo un poco de sol o juego con los gatos. Soy, además, muy “matera” y entre mis rituales de la mañana está regar todas las plantitas de la casa.

  5. Escribir afirmaciones: Escribo en el diario todas las afirmaciones que me ayuden a mejorar y a tener un mejor día, o leo las que he escrito antes. Con afirmaciones como “soy una persona capaz y poderosa” o “mi proyecto de vida me hace feliz” podemos empezar el día con mucha energía.

  6. Orar: Si sos una persona religiosa o si creés en alguna divinidad podés dedicarle una plegaria a esa divinidad, si no sos una persona religiosa podés orar también deseando cosas positivas para vos, los tuyos y el mundo. Creo que no hay que tener una región específica para orar, por eso también lo incluyo como un ritual y lo hago cerrando los ojos y deseando cosas positivas para mí y para quienes me rodean.

  7. Tener un ritual de cuidado personal: A mí me ha servido de maravilla tener un ritual diurno y nocturno de cuidado y chineo. Hay muchas formas de cuidarse y todo depende del tiempo que tengamos y de nuestras preferencias, pero en mi caso personal me tomo mi tiempo para lavarme la cara, ponerme una crema hidratante, maquillarme un poco, ponerme perfume… la idea es dedicarse un rato y consentirse para estar a gusto.


¿Qué otros rituales agregarías vos a la lista?


Con cariño,


Silvia.




Comments


bottom of page