Buscar

GUÍA DE REGALOS DE BIENESTAR Y AUTOCUIDADO

Aunque el 14 de febrero se ha vuelto una fecha comercial… ¿no es una buena excusa para celebrar con las personas que amamos? Total, nadie dijo que teníamos que gastar dinero para transformar una noche común en una velada especial…


Hoy te comparto una lista de regalos que van más allá de la taza con chocolates y papel celofán rosa, empezando por tres de mis libros favoritos que tienen que ver con el amor.


hambre de amor Ana Moreno

Siempre se vale regalar libros. Si te interesa la cocina afrodisi­aca te recomiendo Afrodita de Isabel Allende, una recopilación de historias divertidí­simas en las que se mezclan maravillosamente la pasión y la comida. Si tenés una amistad que quiere mejorar su perspectiva sobre las relaciones te recomiendo Hambre de amor de Ana Moreno (ese libro cambia vidas, te lo juro, sobretodo si te han roto el corazón). Por último, si querés trabajar en tu amor propio te recomiendo Ámate y sana tu vida de Louise L. Hay, un manual de ejercicios personales para explorar tu bienestar y trabajar intensamente en tu amor propio.

¿Qué más se puede regalar un 14 de febrero?


  • Una sesión de masajes profesional o un masaje en casa: si querés hacerlo vos, en YouTube vas a encontrar montones de tutoriales para aprender a dar un masaje.

  • Una clase en línea: si a esa persona especial le gusta aprender, ¿qué tal una masterclass o un taller virtual? Le estarás regalando conocimiento, nada más util que eso.

  • Un libro de hobbies: Tu pareja lleva meses diciendo que quiere aprender jardinería… ¿qué tal un libro sobre eso?

  • Un “favor”: ir al supermercado, cuidar a su mascota…

  • Una libreta de cupones: hacé un talonario con vales canjeables como "vale por una cena romántica" o "vale por un desayuno en la cama".

  • Un día de spa en casa: chineá a tu persona especial con baños aromáticos, masajes, tratamientos faciales, aroma terapia… un día sin redes dedicado a celebrar el autocuidado y la relajación.

  • Un picnic: invitá a esa persona especial a un picnic lejos de la ciudad, pueden llevar comida hecha en casa, una bebida especial, música para el viaje y un juego de mesa.

  • Una manualidad: ¿a esa persona le gusta leer? Quizás le podés hacer un separador de libros hecho por vos.

Al final, lo más importante es demostrar aprecio todos los días del año en las acciones cotidianas, en un "¿Cómo te fue hoy?" o en un "estoy aquí­ si me necesitás", ¿o no?



¡Feliz San Valentín!




Silvia



hambre de amor, Ana Moreno
¡Pinea esta imagen!